martes, 20 de marzo de 2018

Cuidado con los transgénicos (OMGs)

Los alimentos transgénicos u organismos modificados genéticamente (OMGs) son productos en cuya cadena genética se han introducido ciertas modificaciones que los hacen más rentables para la industria alimentaria porque se vuelven resistentes a las plagas e, incluso, a los herbicidas y pesticidas. La Biotecnología es la rama científica que se encarga de la modificación genética de las especies.
Las grandes multinacionales invierten elevadas sumas de dinero en los laboratorios de biotecnología con el deseo de aumentar su abultada cuenta de resultados patentando impunemente la biodiversidad del Planeta.
Sin embargo, el alcance real de estas modificaciones genéticas son desconocidas por el gran público que suele ignorar la presencia de las mismas en la cesta de la compra. En la Unión Europea es obligatorio que figure la presencia de los OMGs en el etiquetado del producto avisando de que contiene ingredientes modificados genéticamente, aunque no todo lo que contiene un producto es considerado ingrediente, de manera que según la legislación ciertos componentes del producto no tienen la consideración de "ingrediente" y están, por tanto, excluidos del reglamento general del etiquetado, es decir, no podemos saber si son transgénicos:
-Auxiliares tecnológicos
-Aditivos de transferencia (aditivos procedentes de ingredientes, siempre que no cumplan una función tecnológica en el producto final).
 -Los Soportes de aditivos y aromas
 -Los Disolventes de extracción.

La realidad es que no hay mucho interés en que podamos saber si lo que ingerimos es natural al 100% o procede, en todo o en parte, de la moderna experimentación genética. Saber cosas como si el tomate que comemos lleva genes de lenguado, o el aroma de las fresas es aroma propio de esa especie o es artificial, por ejemplo. De modo que no es de extrañar que las alergias e intolerancias se estén disparando en todo el mundo y las nuevas generaciones tengan muchos más problemas que sus padres y abuelos por lo tanto.
        Los alimentos más alterados son el maíz, la soja, la remolacha azucarera y la colza, aunque también algunas plantas, en principio no comestibles, como el algodón del que ya se extrae aceite para uso alimentario.
       Para mantener el tiroides con un buen funcionamiento he comprobado que es muy importante evitar el consumo de maíz y soja transgénicos, así como de sus derivados. El maíz y la soja fueron alimentos tradicionales y básicos durante cientos de años hasta que han sido elegidos por la industria alimentaria para la producción a gran escala y a bajo precio de "alimento". Las semillas transgénicas suelen estar diseñadas para aguantar los herbicidas como el glifosato mientras cualquier otra planta, que entre en contacto con él. muere.
La indefensión de los consumidores ante la experimentación y la modificación de la naturaleza, sin estudios que puedan avalar la inocuidad de estos productos a largo plazo, es total. Es necesario conocer lo que comemos, no basta con que se nos asegure que los transgénicos son inofensivos, tendrían que demostrarlo pero es más fácil patentar los nuevos productos y advertir de su presencia de forma opaca y con letra minúscula en el etiquetado, todo con el fin de que el negocio sea redondo.

Recomiendo consultar la normativa europea sobre el etiquetado de transgénicos y en especial el anexo III (curiosamente en inglés mientras el resto está en español) sobre los derivados del maíz y la soja para comprobar el empleo masivo que está haciendo la industria alimentaria de estos dos productos:
Guía de aplicación sobre las exigencias del etiquetado de alimentos y piensos transgénicos


Para quien quiera saber más, recomiendo ver también  un impactante documental sobre los transgénicos y los turbios manejos de las grandes multinacionales que están lucrándose a costa de la alimentación.

Ver documental: El futuro de la comida



lunes, 25 de diciembre de 2017

¡Feliz y ecológica Navidad a todos!


En estas fiestas la mayoría de las mesas se llenan con abundantes manjares, pescados, mariscos, carnes y dulces pero, por desgracia, esta navidad más que las anteriores la industria de la biotecnología nos habrá colado muchos alimentos transgénicos, especialmente desde la ratificación por parte del senado español el 27 de octubre de este año del tratado CETA.
El CETA (Comprehensive Economic Trade Agreement) es el mayor acuerdo comercial jamás suscrito entre la Unión Europea y Canadá. Su negociación ha durado 10 años y contiene 1598 páginas, pero mientras que aquí a todo el mundo le preocupaba la política secesionista catalana, los políticos aprobaron el CETA y este tratado ha abierto las puertas a la entrada en Europa sin control de los alimentos transgénicos canadienses, antes prohibidos por la legislación europea mucho más restrictiva: colza, maíz, remolacha azucarera, salmón clonado, carnes lavadas con cloro y colorantes prohibidos en algunos países miembros como la tartrazina (E-102).


Tampoco ha sido un buen año para nuestros cultivos, la Unión Europea decidió prorrogar el 28 de noviembre la licencia para el uso del GLIFOSATO, un herbicida incluido por la Organización Mundial de la Salud en su lista de posibles carcinógenos y que la UE autoriza durante cinco años más, hasta 2022, presionada por la multinacional que lo fabrica, Monsanto, y que lo comercializa con el nombre de Roundup. De nada ha servido el millón de firmas que se recogieron para que se prohibiera su uso y que estaba previsto para diciembre de 2017.
Ante este panorama sería bueno que todos intentáramos poner en nuestras mesas alimentos de calidad y no sólo alimentos en cantidad estas fiestas, alimentos ecológicos sanos y saludables para todos.

Para saber más:
·documental sobre los transgénicos y el Roundup: "El futuro de la comida"

miércoles, 30 de agosto de 2017

Peter D´Adamo. El creador de la dieta de los grupos sanguíneos

"One man´s food is another man´s poison"

Quiero dedicar esta entrada al naturópata estadounidense que ha cambiado la vida de tantas personas, el doctor Peter D´Adamo, creador de la dieta de los grupos sanguíneos. Nacido en 1956 es hijo del insigne naturópata James D´Adamo, como su padre se graduó también en naturopatía en Seatle en 1982 y continuó los estudios en el campo de la alimentación y los tipos sanguíneos. La conexión entre los grupos sanguíneos y la alimentación la intuyó su padre cuando observó que una misma dieta daba resultados diferentes en sus pacientes, por su parte Peter D´Adamo descubrió que ciertas enfermedades eran más prevalentes en unos grupos sanguíneos que en otros como ocurría con el cáncer de estómago predominante en el grupo A.
En 1990 recibió por su trabajo el premio al mejor médico naturópata del año otorgado por la American Association of  Naturopathic Physicians. 
En 1996 publicó su best-seller internacional Eat right 4 your type (Come lo correcto según tu tipo de sangre) en colaboración con Catherine Whitney.
En español su libro ha sido traducido como La dieta según los grupos sanguíneos.



Peter D´Adamo en la actualidad es profesor en el Departamento de Ciencias de la Salud de la universidad de Bridgeport en Connecticut (EE.UU), donde continúa sus investigaciones en genética y bioquímica a la vez que diseña herramientas de software específico para el tratamiento de sus pacientes en el Center of Excellence in Generative Medicine, la clínica de la universidad de Bridgeport donde trabaja. Entre sus aficiones destacan su interés por la historia antigua y la restauración de coches volkswagen clásicos.

La base científica de su dieta:
 Su descubrimiento más importante es que los alimentos tienen unas proteínas llamadas lectinas cuyos antígenos al entrar en contacto con la sangre provocan reacciones diversas en el organismo, como la aglutinación de las células cuando estas proteínas son percibidas como un cuerpo invasor o una sustancia tóxica, pero que este tipo de reacciones depende del grupo sanguíneo que tengamos. Los alimentos que la dieta propone como beneficiosos o neutros poseen lectinas que no provocan ninguna reacción en nuestro cuerpo mientras que los perjudiciales o desaconsejados sí aglutinan y destruyen nuestras células. Sus afirmaciones han sido determinadas en el laboratorio mediante ensayos clínicos y los resultados comprobados en más de 4000 pacientes haciendo realidad el dicho:
"Lo que es alimento para un hombre, es veneno para otro."

Enlace para conocer más sobre el trabajo de Peter D´Adamo en la clínica universitaria donde trabaja:
 Perfil del profesor Peter D´Adamo

domingo, 27 de agosto de 2017

La ortiga y sus extraordinarias propiedades (Nettle tea)

La ortiga es una planta común que tiene propiedades asombrosas y es una de mis plantas medicinales favoritas:
·es antiinflamatoria por lo que es de gran ayuda en las enfermedades autoinmunes.
·regula el sistema endocrino hiperactivo y mejora el funcionamiento del tiroides.
·es buena para la cistitis, por sus propiedades antibacterianas, (basta una infusión para calmar las molestias).
·protege el sistema nervioso.
·combate la diabetes, la gota y la hipertensión.
·ayuda a eliminar las piedras de riñón.
·es un buen tónico para la salud en general porque es remineralizante y fortalece las uñas y el cabello.

Se toma en infusión o se puede añadir a la ensalada. La naturaleza ha hecho que esta humilde planta silvestre crezca en abundancia para que todos podamos beneficiarnos de ella. ¡No dejes de tenerla en tu cocina!

miércoles, 19 de julio de 2017

¡Deliciosa leche vegetal de Cáñamo!

                                                      BATIDO DE CÁÑAMO


Las semillas del cáñamo tienen grandes propiedades nutricionales, un delicioso sabor y ninguno de los efectos alucinógenos o psicotrópicos de las hojas de una planta de su misma familia, la marihuana. Las semillas de cáñamo contienen cannabidiol o CBD, sustancia que posee un efecto relajante y antiinflamatorio pero no contienen el adictivo y peligroso THC (tetrahidrocannabidiol) que es la sustancia psicoactiva del Cannabis Sativa.

Para realizar esta leche de cáñamo basta un par de cucharadas de semillas peladas, un vaso de agua, un chorrito de aceite para darle más cuerpo (opcional) y azúcar o miel.
La leche de cáñamo se puede tomar caliente o fría.
Mi marca favorita es la que comercializa una empresa del altiplano granadino BioArtesa, que está en Castilléjar, cerca de Huéscar. El kilo de semillas de cáñamo pelado lo comercializan a 20€.



Más información:
Empresa BioArtesa


martes, 4 de julio de 2017

El flúor en exceso es dañino para la tiroides

El flúor es un elemento que puede ser altamente tóxico pues si se consume en exceso afecta a la salud, especialmente a la tiroides.
El flúor está presente en las pastas de dientes y la cantidad que hay que poner en el cepillo es bastante más pequeña que la que aconseja la publicidad, con una dosis del tamaño de un guisante sobre el cepillo es suficiente. Pero si se lleva demasiados años consumiendo flúor y queremos desintoxicarnos, se puede hacer pasta de dientes casera (hay muchas recetas en internet) o simplemente limpiarnos los dientes con un poco de bicarbonato húmedo sobre el cepillo, que además de limpiar la boca, acaba con el sarro.
El flúor es uno de los componentes del té, cuanto más barato sea éste peor es la calidad y mayor la cantidad de flúor. Por este motivo, beber té, no es una buena práctica si la tiroides está alterada.
Otras fuentes de flúor son los PFC compuestos presentes en los tejidos impermeables y en las sartenes de teflón.

Para conocer más sobre los efectos del flúor, la noche temática emitió un interesante documental que alerta sobre los peligros de un exceso en su consumo:

Flúor, ¿amigo o enemigo? Documental de la noche temática

viernes, 6 de enero de 2017

¡Azúcar, sí!, pero no cualquiera


Ahora que terminan estas fiestas en las que hemos consumido tanta cantidad de azúcar blanca en los dulces navideños, los embutidos, las salsas y un largo etc.,  quiero reivindicar el consumo del verdadero azúcar, el azúcar de caña sin refinar.
A menudo creemos que el azúcar moreno que nos venden es azúcar integral y nada más lejos de la realidad porque ese producto, al que llaman azúcar moreno,  no es más que azúcar blanca que ha sido coloreada con melaza. Para comprobar si es azúcar integral de verdad, basta con echar un poco en un vaso de agua, si la melaza se desprende y los granos, antes de diluirse, se vuelven blancos, es que nos han dado gato por liebre, como dice una amiga cubana "ese azúcar engaña".
La verdadera azúcar se está vendiendo ahora bajo el nombre comercial de PANELA, la panela es la caña de azúcar triturada y secada. Es un producto beneficioso para la salud y no tiene nada que ver con la azúcar blanca, el azúcar invertido, y los peligrosos jarabes de glucosa y fructosa responsables de la epidemia de diabetes que asola los países desarrollados.
Endulzarnos la vida no debería tener un alto costo para la salud y tampoco deberíamos asumir la diabetes como una enfermedad propia de personas mayores porque en otras culturas, con un tipo de alimentación no industrializado, la diabetes no está generalizada.
Tampoco la fructosa es la solución porque generalmente procede del jarabe de maíz y el maíz no es un alimento adecuado para la gente del grupo sanguíneo 0, es más, el maíz es uno de los productos transgénicos más importantes de la industria alimentaria y puede provocar diabetes a largo plazo, según el doctor D´Adamo. Por eso, la fructosa, a no ser que sepamos cuál es su origen, no es una buena opción.
Tampoco la miel que nos venden es auténtica, la legislación permite añadir cierta cantidad de agua y sacarosa al producto sin que pierda su denominación de miel. La verdadera miel solidifica y hay que calentarla al baño maría, si queréis comprar miel de verdad hay que buscar que el envase ponga MIEL NATURA o MIEL CRUDA.
Así que ya sabéis, Panela y Miel natural, alimentos dulces y sanos.